Gluteoplastia

Los glúteos o nalgas por su erotismo y sensualidad que despierta sobre todo en países Americanos llaman la atención a hombres y mujeres y en Europa llaman más la atención las mamas, pero actualmente también se están popularizando los glúteos en Europa. Diversos procedimientos, nos permiten redondear, contornear o aumentar el tamaño de sus nalgas mediante el uso de prótesis de diseño y materiales semejantes a los empleados en una mamoplastia de aumento o bien, mediante la inyección de grasa extraída de otras áreas de su propio cuerpo es lo que llamamos lipofilling o autotransplante de grasa. Casi siempre se combinan ambas técnicas y en algunas ocasiones sólo remodelamos con lipoescultura de las oznas de alrededor del glúteo como puede ser las cartucheras, la cadera y el coxis de donde se sacaría la grasa sobrante y se introduce en la zona glútea, pero si no es suficiente entonces se implanta la prótesis.

Son candidatos hombres y mujeres, aunque la finalidad es distinta pues en el hombre se trata de darte aspecto musculado a los glúteos, mientras que en la mujer se trata de aumentar el tamaño, proyectar la silueta, reafirmar y redondear su forma, por lo que en ocasiones se requiere remodelación de la zona con lipoescultura.

 

¿POST-OPERATORIO?

El primer día post-quirúrgico, usted experimenta edema e incomodidad par asentarse y no podrá apoyarse en sus nalgas si se han insertado prótesis en las mismas.

Debe tomar la medicación que le indicaremos normalmente es un antibiótico y calmantes. A partir del quinto día podrá empezar a sentarse y puede presentar vagas molestias tales como hormigueo, adormecimiento y ocasionales punzadas que irán desapareciendo paulatinamente.

En ocasiones un esquema de fisioterapia guiada (masajes) puede estar indicado para favorecer la rápida resolución de la inflamación. Después de la cirugía alguien debe conducir por usted, y procure que haya una persona que le auxilie en sus necesidades básicas durante los 2-3 primeros días (alimentos, medicación, curas, duchas)