Ginecomastia

ginecomastia61697980.jpgGinecomastia es un término médico que viene de la palabra griega usada para definir “mamas similares a las de la mujer”. Aunque nos es frecuente oír hablar de este problema, actualmente es bastante común. Se estima que la ginecomastia afecta a un 40-60% de los hombres. Y puede afectar a una sola mama o a las dos. Aunque ciertas drogas o medicamentos y algunos problemas médicos pueden estar unidos al sobredesarrollo de la mama masculina. En la gran mayoría de los casos no hay causa conocida. Para hombres preocupados por su apariencia, la reducción de la mama puede ser de utilidad. El procedimiento quita gasa y tejido glandular de las mamas, y en casos extremos también extirpa piel sobrante, dando lugar a un tórax plano, firme, y bien contorneado.

 

¿SOY CANDIDATO PARA LA INTERVENCIÓN?

La cirugía para la corrección de la ginecomastia puede realizarse en hombres sanos, emocionalmente estables, de cualquier edad. El mejor resultado se obtiene cuando la piel es elástica y firme y se adapta al nuevo contorno corporal.

Puede desaconsejarse la cirugía en hombres obesos o con sobrepeso que no hayan intentado primero corrgir el problema con ejercicio o pérdida de peso. Tampoco son considerados buenos candidatos, individuos que tomen alcohol en exceso o fumen derivados del hachís. Estas drogas junto con los esteroides anabolizantes pueden causar ginecomastia. Por lo tanto, estos pacientes deben cambiar de hábitos previamente para ver si la plenitud de su mama disminuye, antes de considerar cirugía.

 

¿ES SEGURA LA INTERVENCIÓN?

Cuando se realiza la cirugía de reducción mamaria por un cirujano plástico cualificado, las complicaciones son infrecuentes y generalmente menores. De cualquier manera como en cualquier cirugía, siempre hay ciertos riesgos.

 

TIPO DE ANESTESIA:

La corrección de las mamas aumentadas en hombres puede realizarse bajo anestesia general, o en algunos casos bajo anestesia local y sedación.

 

TÉCNICAS

Si la ginecomastia consiste fundamentalmente en un exceso de tejido graso, utilizamos la liposucción para retirarlo. Si embargo, como siempre existe cierta cantidad de tejido glandular, nuestra preferencia es mediante incisión periareolar inferior y resección quirurgica. Mediante esta última técnica se controla mejor el sangrado, el postoperatorio es mucho menos doloroso y hay que llevar un vendaje muy sencillo y menos incómodo que con la liposucción.

En casos extremos, cuando se quitan grandes cantidades de grasa o glándula, la piel puede no ajustar bien con el nuevo contorno corporal, es en estos casos, que el exceso de piel  tiene que ser extirpado para permitir a la piel restante reajustare correctamente al nuevo contorno mamario.

 

DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

Le aconsejaremos que limite su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados durante tres semanas. En general, estará aproximadamente un mes, antes de que pueda volver a su actividad física normal.

Debe evitar la exposición de las cicatrices al sol al menos durante seis meses.

Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes. Si sus expectativas son realistas, los cambios serán buenos y estará satisfecho con su nuevo aspecto.