Reconstrucción Mamaria

reconstruccion-mamaria417331.jpgEl tratamiento del cáncer de mama debe plantearse con un enfoque multidisciplinario, en el que cirujanos generales, oncólogos, radioterapeutas, ginecólogos y cirujanos plásticos actúen de forma reglada y coordinando sus diferentes tratamientos. Es decir, el tratamiento del cáncer de mama no acaba en la resección quirúrgica ni en los posibles tratamientos complementarios que pudieran ser necesarios según el caso, sino que incluye la reconstrucción como un todo unitario; o, al menos, cuando se le plantea la posibilidad de reconstrucción a la paciente, con independencia de que lo acepte o no, y dejando al margen el tipo de técnica que considerásemos más indicada para cada caso o el momento idóneo para la realización del tratamiento.

 

La amputación mamaria (masectomía) representa la pérdida de un órgano específico de la mujer por lo que se perjudica de forma importante su imagen corporal. Esta nueva situación puede afectar su estabilidad emocional y crearle problemas de adaptación sociales y familiares.

 

La experiencia del cirujano plástico en los conceptos estéticos de simetría y proporción corporales ayudan a este propósito, ya que la finalidad de la reconstrucción mamaria es conseguir recrear una estructura corporal, es decir, una nueva mama lo más parecida posible a cómo era antes de la enfermedad, para lo cual se han ido desarrollando diferentes técnicas que permiten adaptarse a las diversas situaciones clínicas y particularidades que cada caso presenta. Más aún, la premisa básica que hemos de perseguir en la reconstrucción mamaria, sea ésta uni o bilateral, es la simetría final entre ambas, para lo cual, en ocasiones, podemos plantear remodelaciones quirúrgicas complementarias sobre la mama “sana”, tales como reducción mastopexia e, incluso, un aumento, en aras a lograr la máxima semejanza y simetría.

 

El momento de realizar la reconstrucción puede variar pero se intentará realizar inmediatamente posterior a la amputación y en el mismo acto quirúrgico.

 

Principalmente se utilizan dos técnicas en la reconstrucción mamaria:

1. La primera se basa en técnicas de expansión tisular mediante la implantación de expansores subcutáneos y posteriormente de una prótesis anatómica definitiva.

2. La segunda técnica se basa en el uso de tejidos propios (colgajos).

 

Cada una de las dos técnicas tienen sus ventajas e inconvenientes y la indicación dependerá de las características propias de la paciente, de la resección y tratamientos complementarios que se han llevado a cabo o se vayan a realizar, y de otros factores, siendo el cirujano plástico y la paciente los que decidirán entre una u otra técnica.

 

Además de practicar cirugía de reconstrucción mamaria, existen otras intervencionse para otro tipo de problemas como puede ser el aumento de mamas, reducción de mamas o elevación de mamas.