Homeopatía

Terapias · Parafarmacia · Blanes

Homeopatía · Parafaramcia · Blanes

La homeopatía es un sistema natural que permite curaciones suaves, rápidas y duraderas. Además, carece de efectos secundarios, tratando enfermedades agudas o crónicas; pudiéndose usar al mismo tiempo como complemento de otros tratamientos.  

El objetivo, es fortalecer las propias defensas del organismo aplicando clínicamente la “ley de la similitud”, utilizando sustancias en dosis infinitesimales.  

Los remedios se escogen con la mayor similitud posible con los síntomas, teniendo en cuenta las características mentales, físicas y emocionales.  

Respecto al tratamiento homeopático, puede ser aplicado sin riesgo en bebés, niños, ancianos, durante el embarazo y la lactancia.  

 

 

 

 

Alteraciones del sistema nervioso  

Insomnio, cefaleas, migrañas, pesadillas, terrores nocturnos, depresión, trastornos por ansiedad, memoria y disminución de la memoria.  

 

Aparato respiratorio  

Constipado, gripe, anginas, otitis, alergia, epistaxis, afonía, faringitis, laringitis, tos, bronquitis, asma y fiebre.  

 

Aparato digestivo  

Dolores abdominales, acidez, ardor, pesadez, malas digestiones, flatulencias, úlcera gastroduodenal, diarrea, estreñimiento, nauseas, vómitos y aftas.  

 

Aparato circulatorio  

Hemorroides, varices y pesadez de piernas.  

 

Afecciones de la piel  

Abcesos, verrugas, moluscos contagiosos, herpes, eccema, urticaria, grietas, fisuras y alopecia.  

 

Afecciones femeninas  

Alteraciones de la regla, síndrome pre-menstrual, embarazo, preparación al parto, cuidados al parto y candidiasis.  

 

Trastornos genito-urinarios  

Infección de orina e impotencia masculina.  

 

Afecciones del aparato locomotor  

Golpes, contusiones, esguinces, heridas, calambres, tortícolis, cervicalgia, lumbalgia, ciática y epicondilitis.  

 

Homeopatía en bebés/niños  

Constipado, gripe, fiebres, alergias, otitis, anginas, laringitis, sinusitis, epistaxis, tos, bronquitis, asma, gastroenteritis, dolores abdominales, estreñimiento, verrugas, urticaria, herpes, rozaduras nalgas y pañal, trastornos del sueño, sonambulismo, migrañas, trastornos del comportamiento (celos, niño autoritario, timidez, tristeza, trastorno de anticipación) y tics.